Un centro formativo en el marco de la educación no formal, para jóvenes líderes de todo el mundo que sientan la vocación de servir y ser protagonistas en sus diferentes ambientes sociales.

Brindamos herramientas para que los participantes tengan ideas claras y se transformen en emprendedores sociales firmes en sus valores, dispuestos a comenzar, en sí mismos, el cambio que desean ver en el mundo, respetuosos de la diversidad cultural y del trabajo en equipo.

El programa, con una duración de un año académico, combina herramientas pedagógicas de la educación formal y no formal, buscando hacer de los educandos protagonistas en la construcción y adquisición de nuevos conocimientos y de los educadores, facilitadores y acompañantes del proceso educativo. Comprende 4 etapas formativas, que requieren una dedicación a tiempo completo, dos se llevan a cabo en Montevideo y dos en giras por el interior del país u otro país de Latinoamérica.

¿Qué somos?

Asociación Latinoamericana GENTE QUE AVANZA, personería jurídica No. 8464, Folio 39, Libro 17, Ministerio de Educación y Cultural de Uruguay.

Fundación Omar Ibargoyen Paiva (más info aquí)

 

Esta inscrito además en:
- Consejo Nacional de Educación No Formal (CONENFOR) del Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay. (sitio web aquí)

- Somos Entidad Capacitadora (ECA) del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional. (sitio web aquí)

 

Colaboramos con las siguientes instituciones universitarias en Uruguay:

- Dictando Asignaturas de Formación Integral (AFIs antes llamadas ADIs) de la Facultad de Ciencias - Económicas de la Universidad Católica del Uruguay. (más info aquí)

- Como unidad de práctica de la Licenciatura en gestión cultural, de la Universidad CLAEH (ver en

Plan de estudios/ Unidades de práctica aquí)

 

Estamos inscritos como institución en Techsoup Uruguay

¿Para qué existimos?

"Lo esencial es ayudar a las personas a crecer en el ser"
Omar Ibargoyen - Cofundador

     A pesar de todos los avances científicos y tecnológicos, vemos que muchas personas, particularmente jóvenes,  derivan hacia la inseguridad, la frustración, la ansiedad, la angustia, el miedo, el estrés, el suicidio,  el uso de la violencia para resolver conflictos, el consumo de alcohol y  drogas, en fin,  el vacío existencial. 

     Estudios psicológicos han identificado una relación negativa entre la complejidad técnica de la sociedad actual y la capacidad de goce instintivo del individuo, disminuyendo la capacidad de disfrutar de la vida.   El amor, el afecto, la amistad y la confianza mutua, que constituyen un componente fundamental de una buena vida (una vida de calidad), no son favorecidos por el acelerado ritmo de las sociedades modernas. Las relaciones humanas se tornan crecientemente funcionales y utilitarias, se difunde una ética individualista de la competencia, que tiende a enmarcar la comunicación interpersonal en términos que inhiben el desarrollo más profundo de afectividad y cooperación.

 

Área de competencia a desarrollar

"Lo fundamental es ayudar a las personas a crecer en el ser"

     Esta situación, nos hace pensar en la necesidad de una formación que posibilite un desarrollo con equilibrio en los aspectos intelectual, afectivo, moral y espiritual de los/las jóvenes.   Se hace imprescindible, que las personas se detengan y retomen el contacto consigo mismas y con su contexto, de manera de poder lograr un mayor dominio de sí, desplegar sus habilidades para enfrentar de forma asertiva los desafíos que la vida cotidiana les plantea, en aras de ser protagonistas de su historia personal y a la vez constructoras de sociedades más justas, solidarias y pacificas.

     Partiendo de la realidad que una sociedad no necesariamente es desarrollada porque disponga de abundantes capitales, sino en cuanto haya logrado expandir las potencialidades de los sujetos que la conforman.  Estas potencialidades no sólo tienen que ver con el buen desempeño profesional (desarrollo de habilidades técnicas), sino que también involucran el campo personal, si es que queremos alcanzar una real calidad de vida.    Una vida de calidad no se limita sólo al progreso económico, requiere que las personas puedan desarrollarse en forma integral

Misión

Nuestra misión es formar jóvenes emprendedores sociales con valores firmes, dispuestos a trabajar en la construcción de una América Latina más integrada y un mundo más solidario, justo, fraterno y pacífico, a partir del cambio personal y el compromiso social. 

Visión

Buscamos ser un espacio de formación en liderazgo de referencia en Latinoamérica, para hombres y mujeres de todo el mundo que sientan la vocación de ser protagonistas y constructores de cambios positivos.